PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

sábado, 9 de octubre de 2010

RENOVACIÓN Y ASCENSOS EN FUERZA AÉREA, ALTO MANDO, COMANDO CONJUNTO Y MARINA DE GUERRA DEL PERÚ

Hay 7 vacantes para mayor general. 
Postergaron los ascensos en la Fuerza Aérea para los días 12, 13 y 14 de octubre porque el Ejecutivo no aprobó vacantes.

Hay 36 mayores generales, de los cuales cuatro califican para el grado de teniente general.
Ellos son el comandante de Educación de la FAP, Luis Picardo Martínez; el titular del Comando de Material (Comat), Dante Arévalo Abate; el director de Personal, Roberto Mimbela Velarde; y el subjefe de Estado Mayor General, Raúl Uribe Prkut.
Por antigüedad en el escalafón y en el grado, sin embargo, todo indica que ascenderán Picardo y Arévalo.

Hay dos vacantes para el grado de teniente general.
Picardo es compañero de promoción 1976 de la Escuela de Oficiales FAP, de los componentes de la plana mayor de la institución aérea: el jefe de Estado Mayor, teniente general Walter Vojvodic Vargas; el Inspector General, teniente general Pedro Seabra Pinedo; y del titular del Comando de Operaciones (Comop), teniente general Jaime Figueroa Oliva.
Dante Arévalo es de la promoción 1977, mientras que Roberto Mimbela y Raúl Uribe son de la promoción 1979. Esperarían un año más para el ascenso.
El Alto Mando de la FAP ha requerido al Ejecutivo siete vacantes para el ascenso al grado de mayor general: cinco para pilotos y dos especialistas (uno de Ingeniería y el otro de Defensa Aérea).
El proceso de ascenso estaba previsto para los primeros días de la próxima semana, pero ha sido reprogramado para los días 12, 13 y 14 de octubre.

Fuentes de la FAP indicaron que entre los aspirantes para el ascenso a mayor general se encuentran los siguientes coroneles: el director de la Escuela de Suboficiales (Esofap), Óscar Santa María Herrera; José Davis Molina, que labora en la Inspectoría General de la FAP; además Luis Vargas Napurí (Comando Conjunto), Jaime Llontop Benítez (jefe de Estado Mayor del Ala Aérea 2, Callao) y Luis Artadi Saletti (jefe de Estado Mayor del Ala Aérea 3, Arequipa).

En lo que respecta al Alto Mando no debería haber sobresaltos. El comandante general de la FAP, general del aire Carlos Samamé Quiñones, tiene techo hasta el año 2014. El jefe de Estado Mayor, Walter Vojvodic; el inspector general, Pedro Seabra; y el comandante de Operaciones, Jaime Figueroa, hasta 2015.

Samamé debería continuar un año más como comandante general de la FAP, salvo que al jefe del Estado se le ocurra elegirlo para la jefatura del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.
La norma señala que el presidente de la República elige entre los tres más antiguos de los institutos armados para que encabece el Comando Conjunto. El general Otto Guibovich Arteaga es el más antiguo del Ejército. En el caso de la Marina, es el vicealmirante Rolando Navarrete Salomón, quien en diciembre cumple dos años en la comandancia general de la Marina, pero pasaría al retiro, por lo que quedaría el vicealmirante Jorge De La Puente Ribeyro. En la FAP, Samamé es el más antiguo. La última vez que un general FAP ocupó la jefatura del Comando Conjunto fue en el 2004. Ahora debería tocarle el turno.

Precisiones en la Marina
Los seis contralmirantes que están hábiles para ascender, por orden de antigüedad, son Ernesto Lermo Rengifo, Wladimiro Giovannini Freire, Raúl Vásquez Alvarado, Mario Caballero Ferioli, Rodolfo Reátegui Rodríguez y Jaime Navach Gamio. Todos pertenecen a la promoción 1978, y no 1973, como informamos erróneamente (La República del 07/10/10).
Sin embargo, pesará mucho el orden de mérito. Lermo está ubicado en el puesto 2 y Giovannini en el 3 y Vásquez en el 9. Caballero en el 5, Reátegui en el 30 y Navach en el 52.
Fuentes navales indicaron que la reincorporación a la actividad del vicealmirante en retiro Alberto Lozada Frías por mandato judicial no alterará el proceso de ascensos y cambios. La orden judicial está bajo apelación.