PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

jueves, 21 de octubre de 2010

CHILE CONCRETA ALIANZA ESTRATEGICA Y ACUERDO NUCLEAR CON FRANCIA

A las 13 horas de ayer, Sebastián Piñera ingreso al Palacio del Elíseo, para ser recibido por su par francés, Nicolas Sarkozy. Reunión que, en el nivel político, estuvo marcada por el interés del Mandatario chileno de relanzar una alianza con quien considera uno de sus referentes a nivel mundial

Sin embargo, Piñera llego a la cita con el líder galo con otro tema calificado como prioritario en La Moneda. Se trata de un acuerdo amplio de cooperación en materia nuclear con Francia, uno de los países líderes en este tema. 
El Presidente Piñera se reunió cerca de una hora y media con su homólogo francés Nicolás Sarkozy, y al salir dio a conocer una alianza estratégica entre Chile y el país galo. La visita, se realiza en el marco de la primera gira europea del Mandatario. La que continuara con su visita a Alemania, donde será recibido por Angel Merkel y el sector empresarial.

"Hemos llegado a acuerdos muy fecundos para establecer una alianza estratégica entre Francia y Chile y avanzar juntos en los temas que nos interesan a ambos", señaló el Mandatario, destacando que la alianza será en temas como la educación y la energía, campo en el que agregó "Francia tiene un liderazgo en materia de energías limpias, renovables".

El tema ha sido definido como capital por el propio Piñera, quien ha comentado que es necesario ampliar la matriz energética para sustentar las proyecciones de crecimiento al 6%. Así, aunque el Mandatario ha dicho que será el próximo gobierno el que deberá zanjar la eventual instalación de una planta nuclear, su apuesta es dejar listo tanto el marco institucional así como un aumento de los profesionales capacitados para estas labores. En esa línea, la semana pasada estuvo en París el ministro de Energía, Ricardo Raineri, quien entregó a Piñera un completo informe de sus gestiones. Estas incluyeron citas con organismos energéticos y del área nuclear, como la Agencia del Medio Ambiente y del Manejo de la Energía, el Comisariado de Energía Nuclear (Cea) y Agencia Nacional para la Gestión de Residuos Radiactivos (Andra). Además, se reunió con Areva, grupo privado francés que desarrolla este tipo de energía, y con empresas de consultoría. 

"Se va a firmar un acuerdo de trabajo conjunto entre Chile y Francia. Queremos aprovechar la experiencia que tiene París en la formación de capital humano, manejo de residuos, estudio de sitios, definición de un marco regulatorio y del organismo regulador independiente, áreas donde armaremos una agenda de trabajo", dijo Raineri. Este acuerdo es el segundo suscrito por el gobierno de Piñera en esta materia, tras uno firmado con Argentina en septiembre. Pero, según Raineri, también se buscarán pactos con Japón, Canadá, Corea y EE.UU en materia nuclear. El acuerdo de cooperación no involucra que Chile esté optando por la tecnología francesa para el desarrollo de una central nuclear. La definición de qué tecnología usar vendrá en una etapa posterior, que podría concretarse después de este gobierno. Ello, porque primero Chile debe decidir si realizará o no una central nuclear y, luego, definir qué tecnología usar. En tanto, el Mandatario inauguro un seminario energético organizado por Medef, la principal organización de empresarios de Francia. Aunque el Presidente tiene previsto exponer sobre la situación y el desarrollo económico del país en general, en la delegación no descartan que pueda recibir preguntas sobre su polémica decisión de agosto, cuando intervino para frenar la localización de una planta termoeléctrica -impulsada por la empresa franco-belga Suez Energy- cerca del Santuario de la Naturaleza de Punta de Choros. Así, en la comitiva dicen que la postura del Mandatario es que se trató de un acuerdo de relocalización aceptado por la empresa y que "no hay pasivos pendientes" con Suez Energy. En todo caso, el Presidente reconoce en privado que la legislación sobre el tema estaba incompleta, pues sólo ponía requisitos técnicos sobre contaminantes, sin resguardar lugares especiales por su condición medioambiental.