PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

jueves, 21 de octubre de 2010

ENTREVISTA A COMANDANTE EN JEFE DE LA FACH GENERAL DEL AIRE JORGE ROJAS

A pocos días de dejar su cargo, el timonel de la Fuerza Aérea hace balance de su gestión y dice que se va satisfecho. Además, deposita toda la confianza en su amigo de infancia y nuevo comandante en jefe, Jorge Rojas.

El 5 de noviembre el general Ricardo Ortega entregará el mando en la Fuerza Aérea de Chile al general Jorge Rojas. Una de las últimas labores desarrolladas por el aviador -que luce más de 3 mil 500 horas de vuelo- fue el desarrollo del ejercicio internacional “Cooperación I”, que integró a casi una veintena de fuerzas aéreas del continente en la distribución de ayuda para situaciones de catástrofe. De hecho, era una iniciativa que estaba en plena organización cuando sobrevino el terremoto del 27 de febrero y se aplicó de inmediato. Varios expertos en situaciones dramáticas han coincidido en que, si no hubiera sido por esa coordinación, los problemas habrían sido considerablemente mayores para muchas comunidades afectadas y a las que sólo se pudo llegar a través de la aviación civil y militar. Con ese laurel, Ortega deja la institución y hace un balance de su gestión.
La nacion.cl

-¿Con qué sensación deja el mando de la FACh?
-Me voy muy contento por lo hecho. Siempre quedan cosas por hacer, pero estoy confiado en el futuro de la Fuerza Aérea. Con Jorge Rojas nos conocemos desde los diez años, éramos boy scouts juntos, jugábamos a la pelota en Cerro Moreno. Los dos somos hijos de oficiales. Trabajamos juntos muchos años. Así que queda la Fuerza Aérea en excelentes manos. Estoy convencido de que el futuro de la Fuerza Aérea es tremendamente fructífero. Creo que hemos dado un salto cualitativo en este último decenio muy importante.

-¿Cuáles son las joyitas de su gestión?
-Creo que la estructura de fuerza, indudablemente. Incorporar casi 40 aviones más de combate, tener una buena capacidad de reabastecedores, incorporar 12 helicópteros, incorporar 12 aviones de instrucción táctica. Edificio corporativo nuevo, edificio de comando de personal nuevo, una nueva estructura educacional… son tantas las cosas. Lo que pasa es que yo también fui cuatro años jefe del Estado Mayor, entonces muchas de las cosas que escribí en los planes tuve la gran suerte de poder materializarlas. Creo que ganamos mucho y estamos en un muy buen pie.

-Usted participó en el diseño de la nueva institucionalidad de la defensa.
-Sí, claro, soy general desde el año 2000. Partimos con las aproximaciones civiles y militares. Me tocó participar en los libros de la Defensa.

-¿Cuál es su evaluación de esa estructura hasta ahora?
-Creo que está bien. Es una estructura que va a demorar un poco en asentarse, pero creo que la forma de hacer las cosas era un trabajo conjunto, muy orientado a trabajar con otros países en esquemas combinados, así que muy contento por lo hecho, ha sido una vida y yo creo que ha sido una buena vida.

-¿Cuál es su especialidad en vuelo?
-Al final terminé volando F-16, pero yo volé muchos años instrucción de combate. Volé todo lo que se podía. Por eso me voy muy contento, muy realizado. Han sido buenos años.

-¿Y no nos faltó llegar al espacio con un chileno?
-Sí, nos faltó llegar al espacio. Nos gustaría, pero siempre hay que pensar que en estas cosas hay que tener espaldas anchas; poder participar en un programa, por ejemplo como el de la Estación Espacial Internacional, significa inversiones, significa experimentos, significa una estructura que creo que la tendremos en el futuro con la Agencia del Espacio. Ahí recién podríamos pensar en esa posibilidad.