PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

lunes, 17 de enero de 2011

SECRETO MILITAR VERSUS TRANSPARENCIA

Cristian Leyton Salas es Doctor © en Estudios Americanos.
Secreto según la Real Academia de la Lengua Española: Reserva, sigilo.

En otras palabras, se refiere al conocimiento de “algo” cuyo conocimiento se reserva y es exclusivo para solo algunas personas. El "Secreto Militar", desde esta perspectiva, se refiere a encubrir información de ciertos individuos o grupo de individuos, mientras que se lo comparte con otros. El objetivo final del “secretismo” es ocultar capacidades, fuerzas, debilidades u oportunidades pudiendo, éstas, incrementar o disminuir la percepción de seguridad de un Estado frente a otro.
Un “secreto militar” dice relación, fundamentalmente, con atesorar información de carácter bélico: capacidades reales o potenciales materiales, ventajas o no de despliegue de fuerzas en teatros de conflicto potenciales o reales, información relacionada a procesos de adquisición de datos o la negación de los mismos a entidades declaradas como “enemigas”.
La problemática es quien define la relevancia de una información de carácter militar, quien asigna el carácter de “secreto militar” a datos de naturaleza bélica. "Quien" establece los criterios para definir y controlar el flujo de información “militar” o “gubernamental” que debe y puede ser publicitada y compartida con el resto de la sociedad, sin que ello implique poner en tela de juicio la seguridad nacional de un país.
La Ley del Cobre es tildada de secreta por cuanto faculta al operador administrativo y político de dicha cartera a restringir el acceso a la información de aquello que se adquiere, los montos y las características técnicas operacionales de los sistemas que se obtienen. El conocimiento de las características técnico/operacionales así como el despliegue de fuerzas, por ejemplo, resulta vital para la credibilidad de la disuasión, sin ello, el pilar fundamental de la paz “armada” se debilita. El acceso a la información en el ámbito de la Defensa debe ser restringido, pero sometido a los controles naturales y necesarios de los organismos pertinentes a fin de establecer la transparencia, no de la información que permite adquirir un determinado sistema de arma, sino que del proceso técnico que conlleva a elegir una u otra fuente de aprovisionamiento.
Desde esta perspectiva queda claro que el Ministro Ravinet no ha hecho otra cosa que impedir que, por medio de resquicios legales o de una poco clara identificación de facultades de uno u otro órgano gubernamental, se abran ventanas de oportunidad para acceder a información que lesione las capacidades de respuesta militar en tiempos de paz. La “forma” como se llevó a cabo la defensa de dicha postura si bien lo es la adecuada, el tema de fondo es la protección del “secreto militar” como un aspecto central en el proceso de planificación para la paz.

Se requiere, frente al proceso de transparentación generalizada en el cual estamos inmersos una actitud proactiva desde estos organismos públicos vinculados a la defensa y seguridad nacional. Se hace necesario inaugurar una “autocensura proactiva” que genere información pública sobre determinados tópicos de relevancia social, como son los procesos de adquisición de material bélico en donde los criterios no son eminentemente económicos ni comerciales sino que mucho más complejos que eso, son también políticos, políticos-estratégicos , estratégicos y diplomáticos.
Experiencias traumáticas explican un proceso lento pero altamente progresivo de transparentación generalizada, que como todo proceso de este tipo que conlleva a generar nuevos “derechos” por parte de la sociedad civil posee sus excesos y una tendencia hacia la desfiguración de su leit motiv inicial.
Hoy experimentamos este proceso. En este sentido, se requiere una actitud propositiva en cuanto al acceso de información, la identificación de las instancias que deben calificar lo “secreto” de aquellos que no lo es, pero todo esto, promoviendo siempre la seguridad de la información que, sí conocida, debilita y vulnera la capacidad de reacción diplomática, politica y militar del país. Adhiero a la postura del Ministro, el "puente valle callampa" (sic), la protección y el resguardo de la información de naturaleza militar no.