PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

viernes, 12 de noviembre de 2010

MOVIMIENTOS EN EL EJERCIRTO DE PERÚ

Entre promocionados se encuentran el segundo jefe del VRAE y el jefe de Brigada de Inteligencia
Hay incertidumbre en el Ejército porque Gobierno redujo plazas para ascensos pero al final, tras la evaluación, decidió incrementar el número de vacantes.

Como nunca antes, este año el proceso de ascenso a los grados superiores ha afrontado marchas y contramarchas. El Ejército peruano requirió al jefe del Estado la aprobación de cuatro plazas para el ascenso al grado de general de división y de 14 para general de brigada. La respuesta fue disminuir las vacantes a 3 y 14, respectivamente. Pero cuando el instituto castrense había virtualmente concluido la evaluación y selección, de pronto el mandatario aumentó las plazas a 4 y 14.
Las idas y venidas han generado suspicacias. Se ha dicho, por ejemplo, que a último momento García añadió una plaza para general de división para promover al actual jefe de Estado Mayor de la Región Militar del VRAE, general de brigada Víctor Montes Barrios. El gesto presidencial sería un reconocimiento a la labor del Alto Mando en la conflictiva zona donde se enfrenta a Sendero Luminoso.
También se dice que el mandatario agregó una vacante más para general de brigada con el propósito de ascender al jefe de la Escolta Presidencial, los Húsares de Junín, el coronel Augusto Cier Gadea. Sin embargo, Cier no alcanza el puntaje requerido porque le falta cumplir un año más en el grado de coronel. 
El lugar de Cier lo ocuparía el coronel Luis Aguilar Alva, actual jefe de la reactivada Sexta Brigada Blindada, ubicada en Locumba, Tacna.
También se sostenía en los cuarteles que un fijo para el ascenso a general de brigada era el coronel Harold Lucho Avendaño, actual comandante general de la 9ª Brigada Blindada, con sede en Tumbes. El año que pasó, Lucho fue denunciado por un supuesto caso de extorsión, cuando actuaba como director de la Escuela de Infantería.
Al recibir Lucho su condena, si bien se encuentra en proceso de apelación, el incidente judicial conspiró para postergar su promoción al grado inmediato superior. Esa vacante ha sido ocupada por el coronel Mario Lazarte Alatrista.
Respecto a los ascensos a general de división, fuentes del Ejército confirmaron que la terna la forman, además del mencionado Víctor Montes Barrios, los generales Carlos Farach Ynga, Walter Martos Ruíz y Juan Urcariegui Reyes.
De los cuatro, Martos está relacionado con la investigación judicial sobre presunto uso indebido de combustible.

Nuevas generaciones
La sorpresa entre los promocionados es el jefe de la Brigada de Inteligencia del Ejército (BIE), coronel Carlos Rivera Becerra. Es la primera vez que un oficial del arma de Inteligencia alcanza ese grado.
Rivera, comandante general de la 51ª Brigada de Inteligencia, tiene a su cargo la responsabilidad de alcanzar la eficiencia en la transmisión de información de inteligencia oportuna a las unidades operativas.
También alcanzó el ascenso un colaborador directo del comandante general del Ejército, Otto Guibovich Arteaga, el jefe de la Oficina de Administración del Cuartel General, coronel Walter Astudillo Chávez.
El jefe de Preparación y Evaluación de Personal de las FFAA, coronel Juan Bazalar Pérez; el director de la Escuela Militar de Chorrillos (EMCH), coronel Jorge Celiz Kuong; el director de la Escuela Técnica del Ejército (ETE), coronel Ricardo Seijas Del Castillo, ascenderán al grado de general de brigada.
Con ellos, el director del Hospital Central Militar (HMC), coronel Walter Astudillo Chávez; el director del Colegio Militar Ramón Castilla, coronel José Emmanuel Grados; el agregado militar en Israel, coronel Manuel Gómez de la Torre Araníbar; el agregado militar en México, coronel Guido Minaya Espinoza; y el coronel Óscar Delgado Delgado, miembro de la Secretaría General de la Comandancia General del Ejército (CGE).
Hasta ayer, García no firmaba las resoluciones. Quién sabe qué podría introducir a último momento, como ya lo ha hecho.