PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

lunes, 13 de septiembre de 2010

EL NECESARIO VETO PRESIDENCIAL AL LARGO FERIADO DEL BICENTENARIO

El Presidente Piñera tiene una oportunidad inmejorable para desmentir con hechos y no palabras las acusaciones de que su gobierno es sensible a las presiones de grupos de interés. Al vetar el populista proyecto de ley que establece dos días adicionales de feriados irrenunciables en el comercio, Piñera demostrará que es capaz de tomar decisiones que siendo impopulares son correctas.



Hay al menos cuatro razones por las que el Presidente debiera vetar ese polémico proyecto.
Primero, porque discrimina contra los consumidores, para proteger sólo a algunos trabajadores. Si bien la medida es popular entre los trabajadores del comercio, las inconveniencias que causará para el grueso de la población no son triviales.
Segundo, la iniciativa discrimina a otros chilenos que tendrán que trabajar. No hay razón para suponer que el trabajo de los guardias de edificios, empleados del transporte, el sector salud, la minería, los restaurantes o las propias fondas no quisieran tener el día libre. Pero el hecho de trabajar en un sector imprescindible de la economía supone costos y beneficios particulares.
Tercero, porque esta iniciativa contradice la promesa del Presidente Piñera de promover el trabajo y las oportunidades. Un administración que quiere promover la creación de empleos no puede aparecer afectando el consumo y alterando la cadena productiva. Las ventas del comercio benefician a muchos sectores productivos, incluidas pymes y regiones afectadas por el terremoto.
Cuarto, porque la medida es populista y refleja la actitud irresponsable de los parlamentarios de la Concertación, que están más preocupados de los sindicatos y grupos de presión que del empleo, la productividad o los consumidores.
Después del desliz populista que mostró en la forma en que se opuso a la central termoeléctrica en Punta de Choros, ahora Piñera tiene la oportunidad de hacer lo que es correcto, aunque sea impopular con algunos y enfade a grupos de interés bien organizados.
Al enviar una señal de respeto y valoración de la institucionalidad, el Presidente dará un ejemplo elocuente de lo que hace un gobierno responsable, que rechaza el populismo, cumple sus promesas y vive a cabalidad su compromiso con el crecimiento económico y la generación de empleo.