PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

jueves, 28 de enero de 2010

INTELIGENCIA NAVAL PERUANA ESPIO NO SOLO A OFICIALES CHILENOS

Al descubierto otros "negocios" realizado por los espías que grabaron conversaciones de presidentes de multinacionales Cimpor de Portugal y Manuelita de Colombia.
Entre junio y setiembre del 2008, los espías de Business Track (BTR) grabaron al mismo tiempo las conversaciones telefónicas de altos directivos y funcionarios de las compañías Agro industrial Laredo, Laive y Cementos Otorongo, según copias de los audios a los que tuvo acceso La República.
La evidencia auditiva demuestra que BTR manejaba una amplia infraestructura para la interceptación de comunicaciones, lo que le facilitó pinchar los teléfonos de las mencionadas compañías y paralelamente captar los diálogos de Rómulo León Alegría y Alberto Químper Herrera, como pudo comprobar este diario. 
Efectivamente, los diálogos capturados por los espías de BTR a las corporaciones industriales coinciden en la misma fecha en que espiaron a León y Químper, y continuaron hasta poco antes que el programa “Cuarto Poder”, el 5 de octubre del 2008, divulgara los llamados “petroaudios” que registran las conversaciones de estos. Los diálogos de León y Químper fueron grabados al menos hasta el 11 de septiembre del 2008. Los audios indican que BTR se dedicaba al espionaje industrial –elrobo de información confidencial a una empresa debido a una solicitud de un competidor–, y que en el camino se encontró con las conversaciones de León y Químper relacionadas con la concesión de lotes petroleros a favor de la noruega Discover Petroleum. A diferencia de los “petroaudios”, que contienen diálogos que podrían configurar delitos, las grabaciones de BTR obtenidas ilegalmente de las conversaciones telefónicas de ejecutivos de Laredo, Laive y Otorongo están relacionadas a los negocios de estas compañías. El espionaje alcanzó a los directivos de las multinacionales que son dueños de las empresas industriales afectadas por las escuchas telefonicas, entre ellos los presidentes de Cementos de Portugal, el español Antonio Vega, que controla Cementos Otorongo, y del grupo colombiano Manuelita, Harold Eder, dueño de Agroindustrial Laredo. 
Las víctimas del espionaje son competidores directos del Grupo Gloria. Mediante una carta al autor de la presente investigación, el Grupo Gloria rechazó alguna relación con el espionaje y la empresa BTR. Empero, las grabaciones ilícitas de los diálogos de los directivos de las mencionadas corporaciones ofrecen una pista sobre los clientes de BTR que pagaron por el “servicio” de espionaje, un aspecto de la investigación del caso que las autoridades hasta ahora no exploran. 
 
Una pista segura 
La divulgación de los “petroaudios”, y la conmoción política que generó por tratarse de sobornos solicitados por el entorno inmediato y mas próximo del presidente Alan García, dejó en segundo plano las otras actividades de BTR, como el espionje industrial, y sin embargo, allí está la clave para identificar a los poderes económicos que contrataron a la empresa de los ahora ex oficiales navales de la Marina de Guerra de Perú, Elías Ponce Feijóo y Carlos Tomasio De Lambarri, quienes en concomitancia con oficiales de Inteligencia de dicha rama de la defensa, partieron espiando a oficiales chilenos y ecuatorianos para luego ofrecer sus servicios de espionaje a políticos, empresarios y hasta del showbusiness local