PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

martes, 12 de octubre de 2010

INVESTIGACIÓN REVELA ADIESTRAMIENTO GUERRILLERO A MRTA, TUPAMAROS, ETA Y FARC

DENOMINADOR COMÚN: COORDINADORA CONTINENTAL BOLIVARIANA
GRUPOS SUBVERSIVOS: ETA, FARC, MRTA, TUPAMAROS Y OTROS GRUPOS DE ULTRAIZQUIERDA

Investigación de periodista español confirma adiestramiento de subversivos en Venezuela
Con información de El Nacional y El Mundo.es 

Tras varios meses de contactos, desde marzo del 2008, con líderes de los Tupamaros y la Coordinadora Simón Bolívar en Caracas, el reportero español Antonio Salas, autor del libro "El palestino", fue admitido para recibir adiestramiento en el manejo de armas en uno de los campamentos de entrenamiento guerrillero en Venezuela.
La versión de dos etarras detenidos en España la semana pasada, que afirmaron haber recibido entrenamiento armado en Venezuela, fue confirmada por un periodista español que se hizo pasar por palestino anti-israelí para conocer el entramado de conexiones entre ETA y las FARC y que implican al vasco nacionalizado venezolano Arturo Cubillas.

En el artículo publicado por la revista Crónica del diario español El Mundo.es y titulado "Yo aprendí a matar como ETA en Venezuela", Salas relata cómo sus contactos con Carlos Alberto Ríos, Alberto Carías y Oscar Rotundo le permitieron acceder al entrenamiento dirigido a suvbersivos; mientras un dirigente del PSUV en el 23 de Enero lo acercó a Cubillas. En donde afirma que tiene todos los testimonios filmados.

Quién es quién. 
A principios de 2008, Carlos Alberto Ríos, alias "Musulmán", era el líder Tupamaro de Petare y fue quien le confirmó que en Venezuela "existían seis campos de entrenamiento guerrillero", uno de los cuales estaría en el estado Vargas. Ese personaje habría gestionado la preparación militar del infiltrado con un coronel del Ejército bolivariano de nombre Jimmy. Cita que no se concretó.
 Alberto Carias, alías "el Chino Carías", "Comandante Chino"


Alberto Carias, alías "el Chino Carías", fue jefe de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía de Caracas es el líder de los Tupamaro en Venezuela. "Gracias a él contacté con la guerrilla colombiana para solicitar mi acceso a sus campos de entrenamiento", indica.
Oscar Rotundo es un periodista de nacionalidad argentina residente en Venezuela y era asistente del diputado Roy Daza. Días después del bombardeo en el que murió el jefe guerrillero Raúl Reyes y una decena de mexicanos, Rotundo le reveló a Salas que "si hubieran bombardeado unos días antes habrían pillado a los chilenos y unos días antes a los vascos" (N. de la R.: leer aquí CHILE: INFORME DE INTELIGENCIA COLOMBIANA MENCIONA A DIPUTADOS COMUNISTAS Y EL MIR CON NEXOS A LAS FARC) 
El reportero afirma que la crisis diplomática desatada por el ataque lo obligó a "reorientar la búsqueda de adiestramiento terrorista a Venezuela".

El entrenamiento. 
Salas fue confirmado para recibir la instrucción armada cinco meses antes de la fecha que reportan los dos etarras interrogados la semana pasada por las autoridades españolas.
El reportero relata que el día señalado lo recogieron en un punto de la ciudad y rodaron por carretera varias horas.  
La instrucción comprendió uso de armas cortas tipo Glock, Beretta y M4; largas tipo FAL, Uzzi y Kalashnikov, así como fusiles con mira telescópica.
"Nuestro instructor era un coronel del Ejército venezolano que (...) no ocultaba su afinidad y apoyo a la causa palestina, la guerrilla colombiana o el independentismo vasco", escribe.
Etarra Arturo Cubillas (foto reciente captada por Salas) solicitado por la justicia española y actual funcionario público del gobierno de Hugo Chávez

Antonio Salas también logró entrar en contacto con Arturo Cubillas en 2008: "Mi cámara oculta terminó con su anonimato, captando la primera imagen del etarra más importante de Venezuela en 25 años", gracias a Juan Contreras, que se postuló como candidato a diputado por el PSUV en la capital, y Paúl de Río, presidente de la Fundación Manuel Ponte, que propiciaron el acercamiento.