PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

miércoles, 20 de octubre de 2010

AHMADINEYAD: "EL LIBANO ES LA UNIVERSIDAD DE LA YIHAD"

El presidente de Irán asegura que el estado iraní está preparado para proveer al país de ayuda militar " sin límites"

Miles de libaneses han recibido este miércoles 13 por la mañana en Beirut a Mahmmud Ahmadineyad con pancartas y pétalos de flores y le ovacionaron por la noche en un multitudinario mitin organizado por Hizbulá en uno de sus feudos, el suburbio de Dahiye. Era su primera visita oficial al país. Allí, el presidente iraní no defraudó a las masas, a las que arengó con un discurso de orgullo en que retrató al Líbano como “la escuela de la resistencia ante los tiranos de este mundo y la universidad del heroísmo y la yihad” por su actitud ante Israel.
Ahmadineyad se reunió minutos antes en un lugar secreto con el jefe de Hizbulá, Hassan Nasrala, que permanece oculto desde la guerra de 2006 contra el Ejército judío. A lo largo del día, también se entrevistó con el presidente libanés, Michel Suleiman, al que, -según la cadena local LBC-, anunció que Irán está preparado para proveer al Líbano ayuda militar “sin límites”.
La visita de Ahmadineyad se iniciaba el miércoles entre las llamadas de atención de EE.UU, que ha tachado el viaje de “provocativo”, y el silencio oficial de Israel, que prefería guardar un “perfil bajo” para no incendiar tensiones y dejar protagonismo a las críticas de otros. Dentro del país del cedro, la alianza pro occidental “14 de marzo” liderada por el primer ministro, Saad Hariri, denunciaba que Ahmadineyad trata a su país como “una base iraní en el Meditarráneo”. El dirigente cristiano Samir Geagea iba más allá, al advertir que el invitado llegaba a esa tierra no como presidente de Irán, sino “como presidente de partes del Líbano”, en alusión a su ascendente y su vinculación con las fuerzas chiítas de Hizbulá.
El temor a que la apología del enfrentamiento de Ahmadineyad y su apoyo a Hizbulá espolee la inestabilidad dentro y fuera del país es máximo. Sobre todo, cuando en Líbano vuelve a barruntarse guerra civil, a pocos días de que se conozca el informe internacional sobre el asesinato en 2005 del ex primer ministro Rafik Hariri, que podría contener acusaciones contra algún miembro de la milicia que capitanea Nasralah.
El jueves, Ahmadineyad se desplazará al sur del Líbano, donde tiene previsto visitar las aldeas de Qana y Bint Jbeil devastadas por Israel durante la guerra de 2006 y reconstruidas después con dinero iraní. Un centenar de isralíes se concentró cerca de la frontera entre ambos países, donde el diario Al Quds al Arabi aseguró que el presidente iraní podría apersonarse para lanzar piedras a suelo judío en un acto simbólico de hostilidad. Un diputado israelí, Arieh Eldad, miembro del partido ultraderechista “Unión Nacional”, sugirió que Israel debería aprovechar esta oportunidad para asesinar al líder iraní. "Matar hoy a Ahmadineyad como haber matado a Hitler en 1939", dijo el parlamentario a la radio pública
Aunque Israel vigila la frontera, al menos durante la jornada no enviaron refuerzos, ni se declaró alerta alguna. El portavoz de la Finul, la Fuerza Internacional de la ONU desplegada en la zona y en la que participan 1.100 soldados españoles, subrayó que todos los “aspectos de la seguridad” que rodean a la visista están en manos de las autoridades y del Ejército libanés.