PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

sábado, 25 de septiembre de 2010

ALARMAS POR AMBIENTE PRE ELECTORAL EN PERÚ

El pesado ambiente preelectoral en Perú no trasciende su frontera sur.
*Cristian Leyton Salas
Susana-Villaran

A tan solo siete meses de dicho magno evento, una reciente encuesta de opinión urbano-rural realizada por Ipsos-Apoyo dibujó un complejo escenario en cuanto a las intenciones de votos, tanto de los “limeños” como de sus conciudadanos de la periferia rural. Dicho sondeo posee, de toda evidencia, el valor de entregar una foto de la contienda electoral que se avecina en el país del Rimac, y que debería interesarnos comprender y seguir, en especial, por las repercusiones potenciales que todo cambio de Gobierno en dicho país genera.
Veamos: 24% Keiko Fujimori (¡Si! La hija del ex mandatario peruano, hoy recluido en una penitenciaria y condenado a permanecer allí por otros 38 años) se ubica en la cabecera del sondeo. Le sigue Luis Castañeda Lossio con un 19% (ex Alcalde de Lima), un poco más abajo reaparece Alejandro Toledo (una vez mas, ¡Si!, el ex mandatario de un marcado y visible tendencia antichilena y que conoció un rechazo del 93% a su gestión en algún momento de su gobierno). En el último lugar de preferencia aparece el ya conocido e incansable eterno candidato, Ollanta Humala, con un confortable 14% de apoyo.
Resulta casi sorprendente que en Chile este proceso no sea del interés mediático, lo es claramente del político, pero más sorprendente aún es apreciar el temor que otro proceso electoral está generando en la clase y elite económica peruana: la elección del sucesor de Luis Castañeda Lossio en la alcaldía de Lima. Susana Villarán, candidata del Partido de Fuerza Social, se ubica en la cúspide de las encuestas ilustrando posiblemente con ello que el modelo de desarrollo marcadamente “macroeconomista” del APRA no es bien visto por la población que no está asociada al crecimiento económico peruano, específicamente el limeño.
Es así como esta candidata trae consigo una agenda marcadamente progresista de un fuerte acento humanista y pro derechos civiles, por lo tanto generadora de inestabilidad social. La candidata aparece como contraria a los recientes decretos “de impunidad” del Gobierno de Alan García, que han beneficiado a los miembros de las FF.AA por violaciones a los DD.HH y que son vistos como una Ley de Punto Final velada. Claramente tampoco cuenta con el aprecio de las FF.AA de dicho país.
Atisbos de aprensiones desde diversos sectores empresariales extranjeros han surgido, lo anterior seguido de manera minuciosa por las compañías de evaluación de inversiones, como es Barclays, quienes han representado la consecuencias negativas para Perú en el caso que el modelo neoliberal no conozca una continuidad por los otros candidatos. La nueva elite económica peruana ha movilizado sus peones a fin de acallar dicho temores. No obstante ello, una clara tendencia populista se rediseña en los precandidatos presidenciales, y con la elección posible de una candidata como Villarán, dichas aprensiones se cristalizan. Existiría un fuerte descontento social frente a una distribución de riqueza que se polariza entre una nueva elite económica y la tradicional elite política. La población observa y evidencia que lo “macroeconómico” no se traspasa a la “economía de barrio”.
No resultan extrañas las aprensiones desde los inversionistas extranjeros –y de las “nuevas transnacionales chilenas tampoco que poseen capitales en Perú. Basta con apreciar el tenor político de tres de los precandidatos presidenciales peruanos para apreciar el marcado acento populista de éstos. Un fuerte voto de castigo está fragmentando el voto que llevó al APRA al poder, apreciándose que, mientras más alejado de Lima se encuentre el votante, menos aprecia la imagen de aquellos que encarnan el modelo de desarrollo económico peruano que no les beneficia en el corto o mediano plazo.
No obstante ello y según esta misma encuesta, en un escenario de segunda vuelta, el precandidato Castañeda del Partido Unidad Nacional (socialdemócrata), resultaría elegido por sobre Keiko Fujimori. Es conocido en Perú la volatilidad del voto. Solo el 11 de abril del 2011 sabremos quien gobernará el país del norte. Por ahora y hasta ese entonces, la temporada de “levantamiento de escenarios” se ha abierto.