PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010

PARADA MILITAR BICENTENARIO EJERCITO DE CHILE 2010
BICENTENNIAL MILITARY ARMY OF CHILE 2010

REPORTAJES ESPECIALES E INFORMACIÓN ADICIONAL

jueves, 25 de marzo de 2010

ARMADA DE CHILE: "FLOTA DE SUPERFICIE Y SUBMARINOS ESTA COMPLETAMENTE OPERATIVA"

''La flota de superficie y de submarinos se encuentra con la totalidad de sus capacidades operativas".
El submarino Carrera permanece en el dique seco N°1 de Asmar Talcahuano sometido a revisiones
Intelligence, Defense and Security
Según el reporte de daños consolidado entregado por el Vicealmirante Federico Niemann, Jefe del estado Mayor General de la Armada de Chile, En la madrugada del 27 de febrero, cuando el maremoto se aproximaba con furia a la Base Naval de Talcahuano, tres de los cuatro submarinos de la Armada de Chile se refugiaron mar adentro. Los comandantes del "Carrera", del "O'Higgins" y del "Thompson" seguían de este modo el protocolo que la Marina había ordenado para emergencias como el terremoto de 8,8º Richter. "Ellos y el máximo de la dotación obligatoriamente tienen que recogerse a la brevedad posible y zarpar a alta mar", explica el vicealmirante Niemann. El "Simpson", el cuarto sumergible de la Escuadra, no podía hacerlo. Estaba en reparaciones en un dique, inmovilizado. En medio del maremoto, el transporte "Aquiles", el patrullero "Piloto Pardo", los submarinos "Thompson" y "O'Higgins" y varias patrulleras menores lograron salir a la bahía y ponerse a salvo. El "Carrera", en cambio, se topó con un dique que estaba a la deriva producto del oleaje y lo chocó con su proa, la que resultó abollada, "lo que no reviste ningún riesgo para el sumergible", enfatiza el vicealmirante Niemann. Esa madrugada, el "Carrera" y otras tres naves sufrieron daños que la Armada calificó de "leves" o "menores". El submarino de la clase Scorpene fue el primer buque en ingresar a un dique de Asmar Talcahuano luego del maremoto. Allí, su casco es restaurado.
Al "Simpson", de la clase U-209, el maremoto lo dejó sobre el muelle en que era reparado. No sufrió daño alguno, dice Niemann, "pero requerirá de una maniobra compleja para volverlo a flote". El "Almirante Merino", buque madre de la Fuerza de Submarinos, "recibió algunos golpes menores en la proa, que son totalmente leves", afirma Niemann. La lancha misilera "Chipana", en tanto, fue levantada sobre el muelle en que era reparada. Dos de sus ejes quedaron deflectados, un daño "menor", según el jefe del Estado Mayor General de la Armada. La versión que indica que varios buques de la Marina fueron dañados por el maremoto "no puede estar más alejada de la realidad", sostiene Niemann. "En síntesis, la flota de superficie y de submarinos se encuentra con la totalidad de sus capacidades operativas", añade.
El oficial confirmó que el maremoto arrastró a la bahía dos contenedores con material pirotécnico -bengalas y otras señales luminosas- y munición menor (en uno de ellos). El primero ya fue ubicado por buzos expertos, y el segundo, sera izado dentro de la semana.